SOSTIENE PEREIRA, Antonio Tabucchi, 1943

Seguimos!

hola de nuevo, te has preguntado alguna vez ¿por qué no consigues incorporar hábitos saludables en tu vida a pesar de haberlo intentado varias veces?

En esta ocasión, me propongo ofrecerte mi visión sobre el tema y que entiendas en qué tienes que enfocarte para tener éxito.

Yo misma he podido comprobar en mi propia piel que la transición hacia cualquier nuevo hábito sólo se consigue si está integrado en tu sistema de conocimiento, si sabes por qué y para qué los vas a implementar y, sobre todo, si tienen sentido para ti: por eso, antes de empezar a incorporar cualquier nuevo hábito, detente, no te lances ciegamente al vacío, es esencial, primordial, que te informes, que entiendas lo que vas a hacer, que veas más allá de la simple acción que vas a realizar. Si no lo integras, si no haces que esa información pase a ser parte de tu nueva forma de ver la vida, de tus nuevas creencias, entonces a largo plazo te desmotivarás porque no le encontrarás sentido y acabarás abandonando.

Te recomiendo que no pruebes a la deriva sólo porque alguien te diga, por ejemplo, que tomar zumos verdes tiene un efecto detox. Profundiza, ahonda. ¿Verdad que no harías cosas como invertir en bolsa o cambiar el motor de tu coche sin informarte antes? ¿Pues entonces por qué tendría que ser diferente con aquello que afectará tu propio cuerpo y tu propia vida, como son los hábitos diarios?

Hoy en día hay mucha información al alcance de todo el mundo. Es cierto que hay información fiable y también información dudosa. Te recomiendo que hagas una búsqueda exhaustiva, una selección y verás que encuentras verdaderos expertos que comparten los mismos conocimientos y las mismas opiniones. Puedes consultar libros, blogs, páginas web, podcasts, etc, que divulgan mucho contenido de valor alrededor de cualquier rutina que quieras incorporar. Puedes descubrir qué es fiable y qué no a base de contrastar tanto la información como los autores que la publican.

Y voy más allá: incluso si un profesional de la salud te ha recomendado que hagas o no hagas algo, aún así, y con todo el respeto del mundo, te recomiendo que igualmente te informes bien del por qué te ha hecho esa recomendación. Conozco personas que se ha gastado mucho dinero en sesiones caras con muy buenos profesionales y, después de un primer periodo de novedad en el que han puesto en práctica sus recomendaciones, han terminado por abandonar porque no dejaban de ser recomendaciones hechas desde fuera, que no estaban alineadas con la persona no tenían sentido profundo para ella y además suponían un esfuerzo, como todo lo que se hace por obligación.

Como señala James Clear en su libro de 2018 Hábitos atómicos, que te recomiendo, cuando queremos adquirir un nuevo hábito, podemos:

  1. Cambiar de meta: la etapa más superficial, en la que nos enfocamos en el resultado, el objetivo, es decir, en la acción que queremos realizar.
  2. Podemos también cambiar de sistema: es decir de proceso: ya no sólo enfocarnos en qué cambiar sino en el cómo lo vamos a hacer.
  3. O podemos cambiar de identidad: que supone transformar la manera de vernos a nosotros mismos, nuestro sistema de creencias. Se sabe que los nuevos hábitos sólo serán sostenibles si van de la mano de esa nueva identidad, si te enfocas en la persona que quieres llegar a ser una vez actúes de cierta manera. ¿Y por qué? Porque tus rutinas están profundamente relacionadas con la persona que eres, hasta el punto que te definen, te otorgan identidad. Tienes que sentirte como las personas que tienen ese hábito se suelen sentir. Tu identidad, tus valores y tus creencias son los que guían tu conducta y crean los hábitos, y es así como los mantendremos en el tiempo.

Así, el cambio real siempre será de dentro a fuera. A partir de integrar los nuevos hábitos y alinearlos con la persona que quieres llegar a ser. Los hábitos no pueden ser obligaciones externas, sólo serán sostenibles si surgen de una motivación interna. Así, el nuevo hábito (es decir la conducta exterior, el acto en sí) será sólo el resultado, la consecuencia, la parte visible, pero el cambio real se habrá gestado en tu interior.

Espero haber aportado mi granito de arena, déjame tus comentarios.

Gracias por estar ahí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .