yo medito, tú meditas, él medita

LA FUNCIÓN DELTA, Rosa Montero, 1981

Seguimos!

Hola, en éstos tiempos en que se habla tanto de la meditación o del mind fullness, quiero proponerte algo: utiliza cualquier oportunidad que te brinde el día a día para estar presente, para anclarte al aquí y ahora con toda su intensidad.

La práctica de la meditación es difícil. Aquellos que la dominan dicen más bien que mediar es simple pero no fácil. Se refieren a que el proceso es sencillo pero nuestra mente está tan enredada y viciada en los miles de pensamientos que tenemos al día, que calmarla es todo un reto.

Yo te propongo que, además de las aplicaciones, los vídeos tutoriales, los libros y todo aquello que estés usando para aprender a meditar, pongas en práctica algo que yo hago cada vez más y que me ayuda mucho a comprender el poder del ahora: utiliza cada experiencia intensa que acontezca en tu día a día para detener el tiempo, dejar de pensar y vivir el presente .

¿A qué me refiero?

Si te haces daño accidentalmente (de forma leve, por supuesto no hablo de las ocasiones en las que tienes que ir al hospital): observa tu dolor, aprecia el momento presente, date cuenta de que ese golpe te lo has dado ahora mismo y que tu dedo te está doliendo con cierta intensidad en este preciso momento.

Si sales a la calle, te pilla un chubasco y te empapas, no te enfades: vive la sensación presente de estar mojado, nota el tacto de la ropa pegada a la piel, siente el frío, date cuenta de qué es exactamente lo que no te gusta de la experiencia, a lo mejor descubres algo más placentero de lo que habías imaginado.

Si te cuesta dormir, aprovecha el rato, no te obsesiones con el mañana, haz justo lo contrario, vive el momento: siente las sábanas tapándote, su calorcito, escucha los sonidos que llegan a tus oídos -algo que solemos pasar por alto-, o incluso disfruta del silencio -algo de alto valor por su escasez.

¿Me explico? Quiero decir que no todos los días nos damos golpes. No todos los días nos pilla una tormenta. No todas las noches -espero- tenemos insomnio. Cuando suceda, no te evadas, no quieras pasar deprisa por la experiencia como solemos hacer todo el día -marchando en automático. Detente, no pienses, siente, vive, aprecia, valora. No quieras huir, disfruta el momento presente, mira a tu alrededor, observa y obsérvate. Es maravilloso lo que se puede descubrir.

Tenemos más de una oportunidad a lo largo del día para salirnos del círculo vicioso en el que nos meten los millones de pensamientos que tenemos y que nos alejan de nosotros mismos. Las oportunidades están ahí, esperando que las aproveches. Hazlo, y cuéntame cómo te ha ido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .